Parcoperu
   






 
Somos una institución activa que aglomera a la mayoría de los parqueños residentes en Lima, brindándoles la oportunidad de conservar nuestra identidad, resaltando los aspectos sociales, culturales y de medio ambiente de nuestro pueblo.

 
Realizar actividades sociales, culturales y deportivas con la participación mayoritaria de los socios a fin de mantener la unidad e identidad de los parqueños.
 


LA HUAILIGÍA

 

Fiesta del 1ro. De Enero o el Año Nuevo y que deleitan a la población, los bailarines, como la orquesta típica, compuesta por instrumentos de viento y cuerda, así la FLAUTA es la que impera, luego el arpa y los violines, clarinetes y saxofones (últimamente) con un ritmo muy peculiar y nostálgico, melodía netamente ahuaynada.

Su origen data del s. XVII, según contaron los abuelos de los abuelos, de nuestros abuelos.

Las actividades comienzan con la preparación anticipada de una semana de las personas encargadas de organizar dicho festejo, se ocupan en hervir la chicha, en hacer moler el trigo para la harina, que ha de servir para los buñuelos, para el 31 de diciembre o sea en año viejo a las 10 u 11 de la noche reciban a la orquesta y luego del ensayo de la melodía a interpretar durante los 4 día de fiesta.

 

Tan luego han podido asimilar los músicos populares salen a las calles a primera hora de la madrugada, anunciando la llegada del año nuevo, que todos se agrupan en la plaza preparando el muñeco con su testamento, simulando el año viejo incinerándolo el medio de risas y carcajadas. La orquesta recorre las calles despertando a toda la población que descansa en sus lechos; por las principales arterias de la populosa comarca, esparciendo alegría, bullicio y algarabía, que se plasma con la decisión a integrarse al día siguiente a la comparsa.

Así columbra el nuevo día, con el armonioso sonido de la flauta (instrumento de caña con siete agujeros) que emite un sonido bastante agudo, nostálgico, agradable y placentero que es la melodía de la ancestral Huailigía

Por la mañana se realiza la misa en honor al Niño dios, y en la puerta de la iglesia después de la procesión, se inicia el ofrezco (ofrezo) , donde la orquesta empieza a tocar una variedad de villancicos, haciéndose presente los danzarines conocidos como waquis, junto a la pastora o Huailigía propiamente dicha.

El Waqui viste, una indumentaria bastante expresiva de pobreza, compuesta de harapos de pies a cabeza; en los pies las ojotas o llanqui y la cara cubierta con una cullucara (máscara de madera) talladas en diferentes manifestaciones o expresiones anímicas: unos sonrientes, otros fruncidos, otros silbando, u otros con los dientes exageradamente grandes, etc.

En la mano portan sonajas, confeccionadas por ellos mismos, con unos palos bifurcados (callash) atravesado por un alambre en la cual se insertan por el centro laminas de chapas aplanadas, que al chocar unos a otros producen el sonido onomatopéyico de Shashs... shashs..., asidos con una honda que pasa por el cuello y termina en ambas manos, al compás de la pausa musical que danzan alegremente.

El Waqui, además usa pantalones de cordellate, chalecos antiguos, la cabeza con una prenda deformada o sombrero viejo -lapichuco- es un cuadro que simula a los pastores de las altas punas.

La Huailigía o pastora, viste sus atuendos muy al contrario con vistosos colorines y chillones, difícil de describir. En la cabeza lleva un albo sombrero de paja, surcada por una cinta negra ancha, en el busto una vistosa manta de lana de oveja -ushcata- que tiene las franjas de colores finamente tejidas como si fuera un lindo arco iris; cubre a otra manta que llevan a la espalda de paño castilla, bordada sea en forma de plantas o de animales.

El cotón que cubre el delineado cuerpo en sí, es también bordeado como la manta primando las flores en sus ribetes y al cinto izquierdo (siniestra) portan un anaco bordado pero en tela diferente, vale decir, en terciopelo oscuro o, piel de bisón, con ribetes de tela finamente bordado, en contraste al cotón con ribete angosto.

Sus hermosas piernas cubiertas por medias de hilo nylon de color de su piel, terminando en zapatitos negros refulgentes.

Las sonajas envueltas con pañuelos de seda las llevan empuñadas, y con la mano izquierda asida de la punta inferior izquierda de sus vistosas mantas, que con el viento muestran un bellísimo espectáculo, al compás de las cadenciosas damas bailarinas que se contornean siguiendo el ritmo de la melodía.

Las huailigía y los waquis se presentan en el ofertorio y acompañan a los espectadores para depositar el óbolo u ofrenda al niño Dios, siendo retribuidos los adultos con licor de caña o vermouth, y los niños le otorgan dulces o caramelos, todos bailan al compás de los villancicos, hasta que la concurrencia plena haya aportado su óbolo por lo menos una vez, aproximadamente hasta las dos de la tarde que culmina el ofrezco.

A continuación se dirigen a la casa del mayordomo, quien hace el convite acostumbrado, consistente en la mishquipa -que no viene a ser sino la atención a los visitantes con coa, chicha, cigarrillos, licores desde aguardiente hasta cerveza, finalmente los buñuelos a manera de picarones con miel.

Ya muy tarde recorren las calles durante el primer día solamente tocando pasión de huayligia, para el pasacalle durante los demás días, como estribillos a la pasión.

Lo que más destaca son los padres, de estos pastores que son el waqui mayor y la mamá antupsha el primero que simula ser el padre muy bien vestido con su sombrero muy grande, su porte majestuoso, le da una personalidad dominante y también imponente, frente a la mama - antupsha que resulta ser la madre, no viene a ser sino un varón disfrazado de mujer. También elegantemente vestida a la usanza de los pastores, ya debe imaginarse el lector que hermosos espectáculo, muestran estos ancianos bufos, que con su agilidad y los movimientos que parodian la vida de los casados con suma exageración y una destreza en el lenguaje vernácular, que es escuchado por todo el público que concurre.

El último día tiene el carácter de nostálgico, es el "llamajerro" o sea la herranza de las llamas, para el efecto el Waqui porta un animal disecado, una oveja, una llamita, un asnito, etc..

Se inicia después de las cuatro de la tarde, en medio de gran expectativa, porque lo hacen con gran naturalidad llamando la atención de la concurrencia.

Los Waquis y los huailigia fingen elocuentemente llorara de aflicción por tener que irse de estos lugares, después de haberse acostumbrado tanto y haber encontrado hospitalidad, y con una entonación musical adecuada, que traducido nos dice doña Julia Hinostroza.

"Cuando mira hacia Huancayo, se alegra cuando mira hacia las cumbres, se entristece"

Estos bailarines simulan ser los racuay, sátiras, burlas hacia los espectadores, como: llamaca saitarunquiman Llamapa ishpainin jetarcurcui, refiriéndose a la chicha o la cerveza.

Antes de la herranza, se saborea copiosamente el Shajteo, como sabrosos manjares en una mesa de las mil y una noches.

Esto consiste en tender unas mantas al piso, y organizar la mesa, de parte de los huaquis y las huailigías, especialmente por los parientes de estos danzantes y de los caporales, para de esta manera agasajar a los nuevos funcionarios o caporales, quienes tendrán a su cargo la organización de los festejos al año venidero.

El plato consiste en tender cancha, con carne asada, tantacha con rebanadas de queso remojadas en ají amarillo, todo esto está en el piso, una mesa al aire libre, después de haber degustado, cambian por coca, cigarrillos, aguardiente, rodeando a las llamas disecadas, aparentando como si estuvieran vivas.

Para luego iniciar la herranza, en un montículo de bosta calienta la chapa, ya incandescente, atrapan a la llama si es que un parroquiano cualquiera hace las veces de este animal, escapa, se encabrita, forcejea y no se deja atrapar, pero los huancas tienen que capturarlos de todas maneras, resultando todo esto muy divertido que el público se deleita con risas aplausos, muy fuertes premiando a los festivos.

Así van herrando uno a uno, siete o diez llamitas, feneciendo la fiesta hasta el próximo año, junto a la oscuridad de la noche.


Puedes colaborar a enriquecer este espacio, enviando fotos o texto para el contenido de esta página, enviandolas por email a:
cllanos@parcoperu.info

 

libro de visitas

Galería Fotográfica
Fotos del pueblo

Fotos de antaño

Trece de Junio
2008 - Lima


Carnavales
2008 - Lima


Carnavales
2008 - Parco


VER MÁS»


La Huayligía

Los Carnavales

Trece de Junio

Nueve de Diciembre

La Pachahuara



ENLACES DE INTERÉS

REGIÓN JUNÍN
Portal de la región Junín

PROINVERSIÓN
Portal de de la agencia de promoción de la inversión privada

DIRECCIÓN NACIONAL DE SALUD
Portal de la dirección nacional de salud Junín

CAMARA DE TURISMO DE JAUJA
Portal Web de la Cámara de Turismo de la Provincia de Jauja - Perú

JAUJA MI PERÚ
Información de la Provincia de Jauja

CIBERAYLLU
Ciberayllu, revista peruana y latinoamericana de cultura y literatura.

TAMPU TOURS
Agencia especializada en Turismo de Aventura

PERU BIKE
Agencia especializada en Ciclismo de Montaña

Web Parco Perú - 2010 - Contáctenos
© Copyright 2008 Asociación Centro Cultural Parco
Desarrollado por http://www.diseno-pagina-web.com