Parcoperu
   



 
Somos una institución activa que aglomera a la mayoría de los parqueños residentes en Lima, brindándoles la oportunidad de conservar nuestra identidad, resaltando los aspectos sociales, culturales y de medio ambiente de nuestro pueblo.

 
Realizar actividades sociales, culturales y deportivas con la participación mayoritaria de los socios a fin de mantener la unidad e identidad de los parqueños.
 


LOS CARNAVALES


COMPADRES, COMADRES Y CARNAVALES:
Estas multitudinarias fiestas se dan a iniciar en los meses de febrero, en el denominado compadres, continuando en Comadres, que son días anteriores a la de carnavales.

DE LOS COMPADRES; es la introducción a la fiesta de los carnavales y está a cargo de la gente de avanzada edad y muy contados, o sea es fiesta de los ancianos.
Principalmente son devotos del Señor de Paca “Taita Paca” y mandan oficiar la misa en el Distrito de Paca, ocurriendo que muchas veces hacen misas comunitarias a pesar de haber pagado para ser única. Luego  de haber  la comitiva escuchado el santo oficio, toman un ómnibus y bajan en un lugar bastante tradicional de parco, en HUALULA, donde saborean un suculento SHAJTEO, acompañado por una estruendosa banda de músicos y haciendo reventar cohetes, a eso de las dos de la tarde, hacen su ingreso a la población haciendo alarde de alegría, con huapidos y cohetes y se percibe solamente al bombo de la banda la distancia, pomm, pomm, pomm......
Así se pone inquieta la población, cosquillada por su danza preferida los carnavales, con su resonante sonido llegan a las plazas y se dan un buen descanso en la Tienda de Virgílio, para traer y plantar el monte que se tumbará al día siguiente.
Esta festividad dura dos días, a comparación de la otra parte que es de comadres y que dura tres días.

DE LAS COMADRES: Un jueves antes del domingo de Carnaval, es la fiesta de comadres, con mas colorido, (Chacuasfiesta), pues además de cortar montes, halan patos a caballo, y también a paso o sea en parejas sin necesidad de caballos.
Por la tarde en ambas fiestas cortan sus montes, danzando a su alrededor hasta derribar el árbol, con su hacha y en pareja ella vestida  de Jaujina y él con su terno que estrena.
Cae el árbol, ricamente adornado y los chiquillos capturan los juguetes que estuvo adornando.
La banda esta aficionada con los aportes de los participantes, de acuerdo al monto erogado muestra la calidad de los músicos.
Destaca el Opíparo y abundante SHAJTEO en Chimpauso.

DEL JALAPATO.- Indudablemente este sacrificio de un apto y el halar con los chalanes ya ha sido descrito por muchos, pero creemos conveniente insertar en este documento por ser un hecho que da bastante relieve a la fiesta de comadres, que es la fiesta de los menos ancianos.
Como unos bólidos y haciendo gala de gracia y soltura aparecen los jinetes sobre bestias bellamente enjaezados y con piruetas y trotes acompasados, galopan por la plaza, anticipadamente al gran jalapato, el vestido con poncho blanco o marrón de lana de vicuña o de oveja, c9on pañuelo al cuello y una macora a la cabeza o sombrero de paja, desde luego, el animal como decíamos esbelto y grácil, dócil al mando de su jinete.
Así se da comienzo a arrancar el cuello de un pato, que inerte cuelga de un arco, que unos especialistas prepararon para el efecto, la banda de músicos tocan alegres notas de marinera. Y los chalanes uno a uno van a tirar del cuello del palmípedo que oscilándose esta colgado en el arco, hasta lograr arrancarlo por un decidido, los evasivos tiraban de la ropa del pato que ha sido confeccionada por la madrina con seda y adornado de lentejuelas y brocado, con relucientes colores y para el que dirán las gentes.
De esta manera transcurre el jalapato, la mano de los jinetes se empapa de sangre, quienes se limpian en la piel del caballo o la yegua en el cual cabalgan. Una vez arrancado el cuello, emprende este una veloz carrera fugando fuera del escenario, en medio de aplausos y el VIVA de la banda de músicos, antaño nos cuentan, que los demás corrían tras de él, y que si no lograban alcanzar al padrino no pasaba el siguiente año, pero actualmente el último que tiene en sus manos, vuelve a la plaza para persuadir a una dama y esta le acepta que la acompañe para la celebración del jalapato al año venidero, convirtiéndose en madrina cuando ella acepta y se toca el viva con los músicos.
La obligación costumbrista de los padrinos es repartir bocadillos a toda la concurrencia, mientras, los chalanes hacen...

LOS CARNAVALES DE MI TIERRA
(sin huaynos)
El domingo de carnaval, llega presuroso y se va como llegó, el ansiado carnaval se 8inicia con la parada del MONTE (arboles) en la plaza principal en sus áreas libres, en la esquina Noroeste se ubica el Barrio Centro o sea el Chaupi, en el estadio el Barrio Arriba o Huíchan, en la esquina Sureste el Ula Barrio.
A eso de las tres de la tarde la población adulta con licor en el cuerpo cambian de personalidad, poniéndose mas jocosos haciendo reír por efectos del licor, ya a las cinco y media de la tarde han culminado con levantar el monte, ayudado por el tintemoso, con escaleras y los jóvenes asistentes, a una sola voz “aaa...huap aaa...huap” y con el agasajo de la madrina.

A las diez de la noche, los mayordomos, armadores, organizadores se reúnen en el local de su correspondiente barrio, para la VELADA a su Santo Patrón y para el ensayo de la melodía característica de cada barrio, a eso de las doce o medianoche la banda de Músicos debe haber armonizado el ritmo y la melodía de carnaval ahuaynado (sin introducción de huayno, como el que tiene el carnaval jaujino) en el Ula barrio para probar la cadencia y el compás da la vuelta en la plaza principal, y luego regresa a su salón, para las correcciones pertinentes, luego se ensaya una muliza con arreglos y se crea un huayno arreglando al que está de moda, para finalmente coordinar con la “callada”.

Una vez que esté expedito, se sale a recorrer las calles longitudinales, para el aprecio o la crítica de los parroquianos, y regresar al rayar la aurora, a la plaza con un entusiasmo desbordante, hasta con lagrimas en los ojos, de melancolía o de alegría sin fin, ingresan a la plaza con una linda muliza que se está estrenando, en medio de huapidos estruendosos y haciendo vericuelos, escaramuzas elegantes y muy plásticos que sólo el parqueño sabe hacerlo.

La calidad de la banda, lo distinguen los habitantes que no han participado de la veladas, porque al amanecer el comentario se pone a la orden, de cual de las bandas o de que barrio está con mejor calidad de interpretación, y llega el amanecer para una competencia de diana en la plaza principal de las tres bandas juntas.


 “Así se baila parqueñita / los carnavales en mi barrio /
 cortan su monte las parejas / queda sellado el compromiso”.
“Fiestas de flores / y serpentinas / Pollera verde /         manta rosada”.

La banda deleita con la música típica de un carnaval parqueño aún inédito, recorre las calles precedido por un centenar de danzarines que en columna par, desfilan haciendo piruetas e innumerables figuras, y con más estruendo cuando tienen que cruzarse con otros barrios, ya que la tradición cuenta que detestaban batallas campales, en la actualidad se resume a la competencia de los músicos en hacer trinar mas fuerte a las trompetas, y las parejas con silbidos y huapidos acorde a la música, teniendo como rivales cada uno de ellos, el barrio Huichan es muy acelerado y el Ula Barrio es muy lento, de ahí se dice que el carnaval es de los viejitos, y para la réplica coincide que la mayoría esta bordeando en el barrio arriba.
Este día se corta algunos montes, se hace derroche de alegría y dinero, en las cantinas losa varones, con cerveza, las damas con sándwichs y gaseosas, los músicos en mayor cantidad beben la cerveza, la serpentina, el talco y los chisguetes (spry) menudean, con el talco cambian el rostro y dan un aspecto risible, y así goza la juventud con esta fiesta costumbrista, olvidándose de sus penurias y de su trabajo duro y forzado, porque provienen de los asientos mineros o de la chacra.
Es una fiesta muy pomposa y una de las bellas entre las que se realiza durante el año, con un rico folclor, en comparación de otros pueblos, aquí se danza formando columnas largas, en cambio en otros lugares, bailan agrupados (amontonados) delante de la banda de música, asiste enorme concurrencia de puntos muy alejados, para el reencuentro, hay gastos a doquier, cohetes, bulla, accidentes y todo lo demás que son consecuencia de las fiestas.

Miércoles de ceniza, cuando amanece, prosigue la algarabía.
Naturalmente algunos padrinos de monte, paran lo suyo este
Lunes de carnaval (en la soledad) con gente que no ha trasnochado.

El día martes de carnaval, se vuelca la juventud integra a gozar y divertirse en la mejor forma posible, el varón luciendo su nuevo terno de casimir, de una confección reciente, naturalmente después de la misa que dieron a sus santos patrones cada barrio con su mayordomo, así:

A San Antonio el Ula Barrio,
A Señor de Mayo, el Chaupi Barrio y
       A la Virgen de Soledad el Huíchan

Son más o menos las tres de la tarde, en una de las esquinas se presenta la primera pareja de jóvenes, el risueño y cortejante, ella jugando el prendedor que ajusta su lliclla, una manta muy elegante de vistosos colores y hermosas flores bordadas o estampadas, con un cuidadosos arte. <Cubre esta manta al monillo que en pecho cuelga lindísimas mostacillas, combinada con multicolores lentejuelas, donde reverberan haciendo un lindo conjunto con el palpitar del corazón que la viste y sus turgentes senos que se muestran tan femeninos, mas abajo la cachemira o la falda con ribetes y bastas de terciopelo, que le da un pincel bélico a las chicas que visten, ora de color negro, verde, marrón pavito o un azul marino que hace juego con todo el conjunto, llevan a la cab4eza un sombrero blanco de paja, con copa chata, orlada con cinta negra que completa con un finísimo calzado negro, que muestra las piernas hermosas y lozanas de las bellas doncellas, cuando tomado del brazo con su pareja dan vueltitas y relucen los albos fustanes, escrupulosamente a través de sus agujeros del salado y el bordado por personas especializadas, que prepararon.

Con la gracia que bailan las damitas distraídas y bullangueras hay un gran chisporroteo de fiesta, destacándose un pañuelo flameante, para sacar y con ella bailar la marinera, el mozalbete todo cursi lleva a su pareja con la moderación y el disimulo de un varón, sin dejar de entregar pedazos de serpentina de conversación, unos cumplidos que serían la causa del enamoramiento.

GRAN CORTAMONTE DEL CONCEJO

Además de cortar montes, jalar patos, tornear cintas, el más importante y peculiar que se realiza en la plaza principal con la concurrencia de los tres barrios, para amenizar el corta monte del “Concejo”, este acontecimiento ha cobrado relieve ya que no sólo asisten los parqueños, sino también visitantes, llegando de Lima, Huancayo o Jauja.

Bueno lo singular es que un solo monte al son de las tres bandas de músicos, y el árbol más completo, preferentemente c8iprés, esta se implantó en 1961, colocando recordatorios con precio, porque constituye un aporte para obras públicas que destina el Municipio. Hacemos esta aclaración porque hay malos entendidos que dicen que se cobra para bailar.

A medida que la tarde avanza, las parejas que bailan en el gran ruedo van cercenando el erguido árbol codiciado por su valiosa vestimenta (adornos) y temeroso los otros, porque el, bailarín que hace caer (tumba) se hace Padrino Tácito y al año siguiente su obligación es , Para el Monte para el miércoles de ceniza, colocar en un lugar expectante una cantina gratuita para los participantes e invitados, cuatro cajas con cervezas para cada banda de músicos, de los tres barrios, aparte de la traída del monte que es riesgoso, trabajoso y costoso. De la madrina del mismo modo, gasto idéntico, adornando el monte con juguetes que impácten a la población, con frazadas, vestidos, utensilios, útiles domésticos, como dijéramos, que arrebaten la admiración de la critica bochornosa de los lugareños, que durante el año no se cansan de comentar de los fulanos que pasaron mal el padrinazgo, la madrina pone los bocadillo en abundancia para los asistentes, como chicha o refrescos, aparte de encargarse de l9os gastos de parada de monte.

Arriba referíamos en este momento del cortamonte, las parejas van dando la vuelta, y también va circulando los bocaditos ofrecidos por la madrina, al mismo tiempo que deben mostrar el óbolo que aportan que es aproximado al precio de una cerveza, que el Concejo Jovita Soto, Efrén Soto, Pablo Chumbe, don Félix Zavala, Teódulo Ninahuanca, Gerardo Solano, los chilenos, Loro Soto, Los Pichiusas, etc...

Una banda calla la otra empieza una muliza pausada, donde las parejas lucen todo su donaire y la habilidad de este baile, aunque por ahí saltan chispazos que no dominan sus vueltas rituales, en una muliza.

Sin tampoco olvidarnos de los huapidos de las parejas mas alegres o que los efectos del licor ya, los hacen más locuaces, este constante movimiento circular es a veces sorprendido por un fuerte chaparrón (lluvia torrencial) pero pasado de esta sorpresa resulta la fiesta mas bulliciosa y divertida, porque al embriagado poco le importa salpicar el barro a su pareja o al que va a su delante o atrás, se enlodan los disfraces, levantando el poncho a sus hombros el varón, y volteando la manta la pareja, danzan duro y parejo al compás de la estruendosa y brillante banda de músicos, que en ese momento interpreta Huarancayo de mis penas u otro clásico huayno.

La noche con su lóbrego manto va llegando y las parejas van diseminándose para esperar el nuevo día jueves que a de ser el remate; pero nos olvidamos, que a dos luces CAE derribado el Monte del Concejo, y las tres bandas tocan al unísono, el jubileo, un popurrí de vivas, las columnas se desarticulan y la gente se riega por la plaza, como si fuera un empedrado multicolor, las bandas interpretan variada música, y se hace “un loquerío infernal”.

El jueves de carnaval, después de ceniza es el último día de la esquizofrénica alegría, se cortan los montes finales, se jalan los últimos anseriformes y es la finalización de la pandillada, mostrando el tercer disfraz de la ocasión, se lucen los últimos recuerdos quizá de su vida de solteros, o la última vez que bailan en estas festividades, prolongándose hasta altas horas de la noche, despilfarrando el último céntimo, porque han de retornar a su centro laboral debiendo a medio mundo y prestándose para los pasajes.

Con más detalle se describe esta costumbre en el libro titulado “Folklore Parqueño” del mismo autor, donde se mencionan nombres y apodos clásicos del lugar, como bailaba Mara Mucha, Calistro Mucha.

 


Puedes colaborar a enriquecer este espacio, enviando fotos o texto para el contenido de esta página, enviandolas por email a:
cllanos@parcoperu.info

 

libro de visitas

Galería Fotográfica
Fotos del pueblo

Fotos de antaño

Trece de Junio
2008 - Lima


Carnavales
2008 - Lima


Carnavales
2008 - Parco


VER MÁS»


La Huayligía

Los Carnavales

Trece de Junio

Nueve de Diciembre

La Pachahuara



ENLACES DE INTERÉS

REGIÓN JUNÍN
Portal de la región Junín

PROINVERSIÓN
Portal de de la agencia de promoción de la inversión privada

DIRECCIÓN NACIONAL DE SALUD
Portal de la dirección nacional de salud Junín

CAMARA DE TURISMO DE JAUJA
Portal Web de la Cámara de Turismo de la Provincia de Jauja - Perú

JAUJA MI PERÚ
Información de la Provincia de Jauja

CIBERAYLLU
Ciberayllu, revista peruana y latinoamericana de cultura y literatura.

TAMPU TOURS
Agencia especializada en Turismo de Aventura

PERU BIKE
Agencia especializada en Ciclismo de Montaña

Web Parco Perú - 2010 - Contáctenos
© Copyright 2008 Asociación Centro Cultural Parco
Desarrollado por http://www.diseno-pagina-web.com